Playing for Change: hagamos puentes, no muros

A dream you dream alone is only a dream.
A dream you dream together is reality.

John Lennon

Pon un disco, dale play a una canción. No importa cuál. Elige la que quieras, la que en este momento más te corresponda. Relájate. ¡Ay, sí se está mejor! ¿Verdad? De repente todo se esfuma: los problemas, los imprevistos, las preocupaciones diarias.
La música, ¡qué maravillosa invención! Una de las pocas cosas que el hombre crea sin destruir y ‘midiendo’ las palabras, las mismas que tantas veces han expresado miedo, pedido ayuda, gritado venganza. Cuántas guerras luchadas inútilmente, cuánta sangre derramada en nombre de la paz ha tachado nuestra historia. Dejemos que la música nos libere… de los prejuicios, de esos muros invisibles que erigimos continuamente y también de los tangibles, que son los que más cuesta derrumbar. 

Boxers, Israel–Palestine Wall, Palestine, 2007 © Faile

Boxers, Israel–Palestine Wall, Palestine, 2007 © Faile

Por muy separados que estemos físicamente o culturalmente, siempre habrá una canción que nos pueda servir de escalera elevándonos por encima de las diferencias. De repente ya no importa el color de la piel ni la orientación política o religiosa.
La música no tiene idioma y trasciende cualquier distancia. Eso se propusieron
 Mark Johnson Jonathan Paredes, los
directores del documental 
Playing for Change: Peace through Music (‘Tocando para el Cambio: Paz a través de la Música’): conectar el mundo entero a través de la música, ese lenguaje tan universal y poderoso. Pero ¿cómo unir a músicos de distintos países separados por miles de kilómetros haciéndoles tocar juntos una misma canción? Viajando con un estudio de grabación móvil y cámaras. Un viaje a través de la música como herramienta para construir puentes y entrelazar culturas, miradas e historias de perseverancia: desde los sudafricanos luchando por la libertad y la democracia hasta los miles de refugiados tibetanos que cada año cruzan a pie las montañas del Himalaya en busca de la libertad política en la India. Sin olvidar las muchas cartas escritas al consejo de los indios zuni (Nuevo México) y las reuniones con sus ancianos para explicarles el valor del proyecto y poder grabar su música sagrada, que se remonta 60.000 años atrás.
A través de un diálogo intercultural que se sirve de la música para responsabilizarnos en el amor, el respeto y el perdón, este proyecto musical multimedia logra lo que se había propuesto desde el principio: una conexión humana inapreciable. Una unión que se ha ido fortaleciendo ya a partir de los mismos músicos, que se sirvieron de cascos para escuchar a los que habían sido grabados antes que ellos, entrando así en contacto con otros países y culturas distintas.

© Playing for Change Foundation

© Playing for Change Foundation

 

A partir de este proyecto, el movimiento solidario decidió invertir sus esfuerzos en la Fundación Playing for Change, una organización sin fines de lucro que desde 2007 se dedica a la construcción de escuelas de música y programas educativos en los lugares más desfavorecidos de todo el mundo. Una iniciativa que, a partir de las distintas comunidades del documental, está recaudando nuevos fondos con los que continuar el camino y seguir ofreciéndoles esperanza e inspiración a los niños de hoy, al futuro del mañana.
Para que el sueño siga viviendo a través de voces de todo el mundo.
Para que la paz se acerque cada día un poco más.

As a human race, we come together for birth and we come together for death, but what brings us together in between is up to us. Stop and listen to the universal language of music and bring that positive energy with you everywhere you go.

(‘Como miembros de la raza humana, nos une el nacer y nos une la muerte. Lo que nos une entre una cosa y otra depende de nosotros. Deteneos y escuchad el lenguaje universal de la música y llevad esa energía positiva a todos los lugares a los que vayáis.’)

Mark Johnson

Aquí os dejo el vídeo promocional del proyecto, un homenaje al desaparecido músico callejero Roger Ridley (Santa Mónica, California) y a su versión de “Stand by me” que lo inspiró todo.

En memoria de su negocio de la alegría y de su perseverancia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s