5 destinos de Francia, más allá de París

Francia es el país más grande en extensión de la Unión Europea y por ello recibe millones de turistas cada año y sus destinos tienen múltiples opciones.

El país galo dispone de atractivas playas como las de la costa mediterránea o los de la costa atlántica. También se puede disfrutar de parajes montañosos como los Vosgos (en la frontera alemana), los Alpes o los Pirineos, o bien ciudades como París, Lyon, Marsella o Burdeos. A pesar de esta diversidad de opciones, el turismo de Francia, especialmente el internacional, sigue concentrándose en la capital francesa.

Para los que os apetezca descubrir esa Francia natural más allá de París haré un repaso a 5 regiones y lugares de interés muy recomendables de visitar si viajas a la república francesa.

1. Normandía (Haute-Normandie y Basse-Normandie)

La región de Normandía (Normandie, en francés) se sitúa al norte del país en las costas del Canal de la Mancha que separa Francia de las islas británicas y se divide en dos departamentos: Alta Normandía y Baja Normandía.

Un tema recurrente al visitar esta región es la historia de la Segunda Guerra Mundial. Son muchos los vestigios de la guerra presentes en Normandía, pero es bastante interesante visitar el cementerio y el memorial americano dedicado a las víctimas de los Estados Unidos. Está situado en el municipio de Colleville-Sur-Mer y en él se encuentra una inmensa llanura repleta de cruces que deja impresionados a los visitantes desde la entrada. Además también dispone de un museo-memorial donde se encuentran objetos reales de la guerra y junto a él se pueden encontrar los accesos a algunas de las playas que fueron escenario del Desembarco de Normandía, como es el caso de la playa de Omaha.

Cementerio americano de la II Guerra Mundial, Colleville-Sur-Mer © Adrià Valero

En Normandía no hay que perderse tampoco los pueblos marineros. La capital de la Baja Normandía, Cherbourg es indispensable de visitar con el puerto donde hizo parada el Titanic antes de su hundimiento y también el pueblo de Barfleur, situado más al este es de una belleza incomparable.

Un atractivo es la observación de las mareas que son muy variables en esta zona. Las aguas del mar suben y bajan hasta límites donde incluso los puertos se quedan sin agua y los barcos quedan como abandonados en una seca charca. A la inversa, al subir la marea, se pueden observar diques donde las olas los cubren sin contemplaciones.

*Más fotografías de Normandía en la galería fotográfica Normandía, tierra de marineros

Puerto de Barfleur con la marea baja © Adrià Valero

2. Versalles (Île-de-France)

Lo más destacado de esta ciudad situada a 17km al oeste de París es su castillo, el Château de Versailles. Realmente este edificio es un palacio que fue residencia de los monarcas franceses durante muchos años. En él vivieron Luis XIV, Luis XV y Luis XVI así como la mujer de este último, la famosa María Antonieta.

La estación de tren se sitúa muy cerca del palacio así que su acceso es fácil. En él se pueden visitar las estancias de la familia real así como las habitaciones reservadas a actividades burocráticas, como la Galería de los Espejos. En los entornos, los jardines del palacio también se pueden visitar. A partir de la primavera, en ellos se realizan espectáculos de agua y luz a los que acuden muchos curiosos.

Château de Versailles © Adrià Valero

Château de Versailles © Adrià Valero

A escasos metros, el resto del pueblo de Versalles también es una opción a recorrer con infinitud de callecitas y muchas tiendas de artesanía y regalos.

3. Los Alpes y Annecy (Rhône-Alpes)

Al este del país, en la confluencia de Francia, Italia y Suiza se encuentra el Mont Blanc, el pico más alto de la cordillera de los Alpes que recorre gran parte de Europa Central.
Éste es un buen destino para disfrutar del turismo de montaña y especialmente del esquí si se viaja en invierno.

Casi a los pies de los Alpes se encuentra Annecy, capital del departamento de la Alta Savoya. Annecy es una ciudad con clima de alta montaña pero de gran belleza urbanística y natural. Su lago es el atractivo más característico, con barcas y un parque; también dispone de un cuidado casco antiguo coronado con un castillo-fortaleza y a escasos kilómetros se encuentra la estación de esquí de Le Semnoz.

Lago de Annecy © Adrià Valero

Lago de Annecy © Adrià Valero

En los alrededores se encuentran más estaciones de esquí como las del Mont Jura, también se puede viajar hasta Italia y el valle de Aosta o se puede hacer una escapada a Ginebra, ciudad suiza también muy cercana a Annecy.

4. Bayonne y Biarritz (Aquitaine)

Estas dos ciudades están situadas al suroeste del país, en el departamento de los Pirineos Atlánticos, dentro de la región de Aquitania (Aquitaine, en francés). Bayonne y Biarritz forman, junto con Anglet, una pequeña área metropolitana que dista apenas unos 40 kilómetros de la frontera española y 60 kilómetros de Donostia-San Sebastián.

En esta zona tan cercana a Euskadi, la convivencia de la cultura francesa y la vasca están muy presentes. Este área también se representa como una región cultural denominada Gascuña con, especialmente, un fuerte arraigo a las tradiciones vascas. Es común encontrar en sus ciudades ikurriñas (bandera vasca), trajes típicos muy parecidos a los de Euskadi y gastronomía también de origen vasco.

Calle de Bayonne © Adrià Valero

Calle de Bayonne en fiestas © Adrià Valero

Bayonne se alza como una ciudad de interior, atravesada por el río Adur (Adour, en francés / Aturri, en vasco) que le regala un conjunto de puentes que une las dos riberas de la ciudad. El casco antiguo es de especial belleza y en él se pueden encontrar numerosos restaurantes de comida vasco-francesa y la catedral de Santa María que destaca en altura entre los edificios de la ciudad. Esta catedral fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es uno de los monumentos recomendados en el Camino de Santiago en Francia.

Playa de Port Vieux, Biarritz © Adrià Valero

Playa de Port Vieux, Biarritz © Adrià Valero

Biarritz se sitúa a escasos 7 kilómetros al oeste de Bayonne. Esta ciudad limita con el mar Cantábrico y destaca por su escarpada costa que ofrece desde playas de arena hasta calas rocosas, todas muy aptas para el baño si se visita la ciudad en verano. Las más recomendables son la Grande Plage y la Côte des Basques (Costa de los Vascos). Biarritz está construida sobre colinas así que su centro presenta muchas estrechas y empinadas calles. Entre los atractivos de interés están el Musée de la Mer con grandes acuarios que acogen tiburones y ballenas y el festival de surf que se celebra anualmente. Una recomendación es acercarse al mirador marítimo de Rocher de la Vierge, un pequeño islote rocoso con un puente elevado donde se sitúa la virgen como guía de los marineros. Desde aquí se puede disfrutar de unas magníficas vistas del golfo de Biarritz y de la costa vasca.

Rocher de la Vierge, Biarritz © Adrià Valero

Rocher de la Vierge, Biarritz © Adrià Valero

5. La Costa Azul (Provence-Alpes-Côte d’Azur)

La Costa Azul (Côte d’Azur, en francés) es como se denomina al tramo de la costa mediterránea comprendida entre Toulon y la frontera italiana. Esta zona es famosa entre los franceses para veranear, pues es uno de los lugares más cálidos de Francia y también es conocida internacionalmente por la multitud de personalidades famosas que la frecuentan.

Yates en el puerto de Saint-Tropez © Adrià Valero

Yates en el puerto de Saint-Tropez © Adrià Valero

Así pues, la mayoría de sus ciudades son conocidas por el turismo de lujo o alto standing. Entre algunos destinos están Saint-Tropez que ofrece un puerto en el que se pueden contemplar yates de todos los colores y tamaños; Cannes, donde la esencia del cine está presente todo el año y la gente se mueve entre casinos y restaurantes; Niza, capital de la región en la que destaca su paseo marítimo denominado la Promenade des Anglais y la ciudad-estado de Mónaco, donde se puede ver un magnífico oceanográfico y se puede disfrutar de atractivos del mundo automovilístico como el circuito de Montecarlo.

Como destino anecdótico es interesante visitar la Pagoda budista de Fréjus. Se trata de un templo budista regentado por monjes nativos donde es posible visitar las estancias de culto y un conjunto de esculturas de divinidades repartidas por el jardín del propio templo.

Pagoda budista de Fréjus © Adrià Valero

Pagoda budista de Fréjus © Adrià Valero

Como complemento os dejo una ruta recomendada por algunos lugares a visitar si viajáis por la Costa Azul:

[gigya src=”http://www.tripline.net/api/tripviewer.swf” type=”application/x-shockwave-flash” width=”680″ height=”404″ allowFullScreen=”true” AllowScriptAccess=”always” bgcolor=”#111111″ flashVars=”tripId=3311422622341007A27ADF2A15D53C19&tripDataUrl=http://www.tripline.net/api/v1/kml/3311422622341007A27ADF2A15D53C19?version=.2&mapsApiKey=ABQIAAAAA9rk3PBVYmwBFaK8U6L2BBSGk6n9_7P4Hc_MSCrbXGvqZu06axRNzkfL-lfkb7tx0GF_c1LVYHgGQg&onSite=0″ ]

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s