Tongariro Crossing, el trekking de El Señor de los Anillos

Lagunas Esmeralda © Sebastián Abeliuk

Lagunas Esmeralda © Sebastián Abeliuk

Ante los ojos críticos del cineasta Peter Jackson, famoso por la trilogía de El Señor de los Anillos en el cine, la belleza, misticismo y geografía del Parque Nacional Tongariro, en Nueva Zelanda, fueron motivos suficientes para filmar una serie de escenas en el desarrollo de la historia del pequeño héroe Hobbit. El paisaje volcánico semidesértico, la mezcla de colores ocre y pasteles y las cumbres montañosas cubiertas de nieve casi todo el año adornan este lugar magnífico, donde se representó una de las historias de ciencia ficción más vistas.

Una imagen de "Mount Doom", en El Señor de los Anillos © Sebastián Abeliuk

Una imagen de “Mount Doom”, de El Señor de los Anillos © Sebastián Abeliuk

Precisamente, en las laderas polvorientas del volcán Orodruin (Mount Doom) y sus alrededores, camino transitado por Frodo Bolsón en las oscuras tierras de Mordor, es donde se diseñó el más popular trekking en el país oceánico: el Tongariro Alpine Crossing. Pero ni volcanes escupiendo fuego ni ejércitos de orcos y elfos en una épica batalla. Los más de 65 mil amantes del senderismo que llegan cada año pueden disfrutar de un trayecto señalizado de 19,4 kilómetros de extensión que es posible recorrer entre siete y nueve horas.

La geografía del lugar es privilegiada: los caminos son de fácil transitar y permiten un seguro desplazamiento tanto a mujeres y hombres, jóvenes y ancianos. Es posible visitarlo sin necesidad de contratar un guía o tour, aunque varias compañías ofrecen paquetes. Las condiciones climáticas del lugar pueden cambiar en cosas de segundos, incluso si el sol brilla en una mañana despejada.

El trekking

El circuito tiene forma de “ele”, por lo cual el inicio está a una distancia considerable del término. Se recomienda, pues, trasladarse hasta los estacionamientos en Ketetahi, zona de ingreso al norte de Tongariro y más cercanos a la ciudad de Taupo. Desde ahí, un bus traslada a los viajeros hasta Mangatepopo, donde comienza la aventura. La primera parte es sencilla y la inclinación del camino, leve.

Lagunas Esmeraldas © Sebastián Abeliuk

Lagunas Esmeralda © Sebastián Abeliuk

Con la cumbre del monte Ngauruhoe a la vista, la vegetación empieza a cambiar y así también la temperatura y la dificultad. Si se tiene algo de suerte en estos terrenos irregulares y volcánicos, se podrán apreciar patos azules, loros kaka o escurridizos kiwis, aunque es más probable que se divisen possum o conejos, animales que fueron introducidos en el país. Si sobra energía y tiempo, utilizar el desvío hacia la mencionada montaña que forma un cono casi perfecto puede resultar una excelente idea, aunque hay que tomar en cuenta criteriosamente el clima allá arriba, y que se trata de un camino pedregoso y resbaladizo.

El Cráter Rojo asoma como el siguiente atractivo. Extremadamente ventoso, es el punto más alto (1.886 m) de Tongariro Crossing, y es un lugar con espectaculares vistas del valle de Oturere, el desierto de Rangipo y las Lagunas Esmeralda. Con el descenso en mente, hay que tener mucho cuidado con la bajada hacia las tres lagunas, debido a lo empinado de la ruta. Una vez allí, se siente un fuerte olor a azufre producido por los minerales que emanan del agua verde amarillenta.

Laguna Azul © Sebastián Abeliuk

Laguna Azul © Sebastián Abeliuk

El último cuerpo de agua antes de empezar el retorno definitivo es Laguna Azul (Blue Lake), de aguas calma, frías y ácidas. El sitio es ideal para apreciar el entorno volcánico y montañoso desde lejos y es, sin duda, uno de los lugares más fotografiados del trekking. Al atardecer, el camino serpentea hacia el refugio Ketatahi a través de tablones de madera. En un día de sol, es muy probable que se vea el lago Taupo de fondo, y el lago Rotoaira en primer plano, en un entorno que deja de ser desértico y que cambia drásticamente a un bosque de totara.

La cantidad de turistas es abrumadora, por lo que en Tongariro es imposible sentirse solo. La experiencia permitirá soñar por un día ser uno más de los personajes de ficción de Tolkien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s