El Rec Comtal, el acueducto medieval de Barcelona

La acequia más histórica de la ciudad condal, creada sobre un antiguo canal romano, ha abastecido a Barcelona durante casi mil años. Sus vestigios en El Born y La Ribera nos descubren la vida de la Barcelona de la Edad Media

Ciudadanos a orillas del Rec Comtal en 1916 © Archivo Frederic Ballell

Ciudadanos a orillas del Rec Comtal en 1916 © Archivo Frederic Ballell


Casi invisible para quienes transitan raudamente por las angostas calles del Born. Oculto, en medio de restaurantes, bares y algunos locales de venta de ropa de moda. El otrora canal de agua construido a fines del siglo X que tuvo el propósito de abastecer las abundantes zonas agrícolas de la Barcelona de aquella época, el Rec Comtal, es hoy un túnel en el tiempo que transporta al barcelonés hacia un pasado tan desconocido como fascinante. En lo que alguna vez fluyó el líquido de la vida, hoy es un pasaje por el que transitan historias y cientos de recuerdos.

Más de algún esfuerzo hay que permitirse para ver los vestigios del canal descubierto por arqueólogos. Muy cerca del Arc de Triomf, en el carrer del Rec Comtal, salió a la luz, durante unas obras, uno de sus tramos y lo que podía ser un puente. Quienes buscan descubrir el “acueducto” se suben en algún banco para hacer fotos que parecen imposibles, o asoman sus cabezas por estrechas ranuras hacia el solar de los números 17 y 19 de dicha calle, en Ciutat Vella. El Rec Comtal juega a escondidas.

Restos del Rec Comtal encontrados en el solar del carrer del Rec Comtal. 2013 © Mikel Soberon

Restos del Rec Comtal encontrados en el solar del carrer del Rec Comtal. 2013 © Mikel Soberon

El Rec se creó como un desvío del río Besòs, restaurado por el conde Miró I, siguiendo el trazado del canal romano, aunque la documentación existente sugiere que fue construido por las órdenes de Ramón Berenguer I (1035-1076). Durante la Edad Media, la ciudad condal se limitaba a lo que actualmente es el distrito de Ciutat Vella, la cual estaba amurallada; a su alrededor se extendían huertos, masías y molinos y, a más distancia, municipios como Gràcia, Horta y Sant Andreu que, con el paso de los años, se incorporarían a formar parte de Barcelona.


El Rec Comtal en el nomenclátor de Barcelona

Varias calles apelan de forma directa en sus nombres al Rec Comtal para referenciar los lugares por donde pasaba el canal y para mantener viva su memoria.

Placa del carrer del Rec Comtal © Adrià Valero

Placa del carrer del Rec Comtal © Adrià Valero

  • Carrer del Rec Comtal → tramo de entrada al barrio de La Ribera.
  • Carrer del Rec → tramo final antes de desembocar en el mar. A esta altura el Rec solía llevar muchas aguas residuales.
  • Carrer de la Sèquia → tramo que conducía a las Basses de Sant Pere.
  • Carrer de les Basses de Sant Pere → tramo donde se situaban los principales molinos harineros. Actualmente se conservan las bases de los molinos.
  • Carrer de la Sèquia Comtal → tramo que coincide con el trazado del Rec Comtal a su paso por el barrio del Clot.

Durante la Edad Media, época de auge del canal, zigzagueaba por lo que ahora es la mitad norte de Barcelona. La acequia nacía en Montcada i Reixac y desembocaba en el mar, a la altura de la confluencia del actual carrer d’Ocata y la Ronda del Litoral, justo detrás de la Estació de França. En aquella época, la línea de costa se encontraba en este lugar; toda la fachada marítima, el puerto y barrios como la Barceloneta no serían construidos hasta siglos después.

El canal recorría dos municipios que destacaban por su ajetreada actividad agrícola desde la Edad Media y hasta el siglo XIX: Sant Andreu de Palomar y Sant Martí de Provençals. En estos pueblos se hallaba la mayor parte de molinos hidráulicos –especialmente de harina– que funcionaban gracias al agua del Rec. En su camino hacia Barcelona, cruzaba algunos huertos antes de su llegada a los barrios de La Ribera y Sant Pere –en el Born– y antes de concluir en la desembocadura. Era en este último tramo donde se instalaban algunos gremios tales como los tintoreros y los peleteros, ya que se abastecían de las aguas del canal para el desarrollo de sus oficios.

El Rec Comtal a su paso por St. Andreu de Palomar. Años 30. Detrás, la iglesia de St. Andreu © Barcelona.com/blog

El Rec Comtal a su paso por St. Andreu de Palomar. Años 30. Detrás, la iglesia de St. Andreu © Barcelona.com/blog

Con la llegada de la industrialización y el crecimiento de Barcelona, el Rec Comtal fue cubierto progresivamente en su recorrido por la zona urbana. La cobertura fue debida a que comenzaron a presentarse focos de insalubridad en torno al canal y el riesgo de infecciones fue cada vez mayor para la población. Los primeros tramos que se taparon fueron los más céntricos: el Born y La Ribera, en 1799. Progresivamente se fue cubriendo hacia las afueras de la urbe, dado que dificultaba la movilidad de la gente al tratarse de una barrera natural que solo podía cruzarse por puentes.

  Medio barrio de La Ribera fue destruido para crear una ciudadela

El Rec Comtal en la actualidad

La visita al Rec Comtal requiere de esfuerzo y paciencia, pues en los tramos que atraviesan Barcelona sólo quedan vestigios. El lugar ideal para apreciar los restos es el Centre Cultural del Born, recinto que alberga alrededor de 30 metros del canal junto a lo que alguna vez fueron calles y casas aledañas en el barrio La Ribera, que fue de mayor tamaño de lo que apreciamos hoy. Esta parte del barrio fue destruida  en 1714 por orden de Felipe V para construir allí una ciudadela militar de defensa durante la Guerra de Sucesión. Quienes vivían en la zona fueron desalojados al mismo tiempo que veían desaparecer lo que les pertenecía. En la actualidad, gran parte de este terreno es el Parc de la Ciutadella.

El Rec Comtal en el Centre Cultural del Born © Adrià Valero

El Rec Comtal en el Centre Cultural del Born © Adrià Valero

El Rec Comtal atravesaba aquella desaparecida fracción de La Ribera por el ya inexistente carrer dels Ventres. Se trataba de un barrio de gremios, por cuya calle principal se encontraba una serie de mataderos, lo que le dio finalmente el nombre. Los malos olores abundaban y existía un gran problema de salubridad, por lo que el canal de agua fue muy útil para la solución parcial de ello.

Precisamente esta calle es la que los grupos recorren dentro del Centre Cultural del Born atentos a las explicaciones de los guías turísticos descubriendo el ahora silencioso cauce del Rec Comtal. Algunos curiosos miran desde lo alto la explicación. El canal, impávido, enseña una ventana hacia el pasado medieval de la ciudad de Barcelona.


El Rec Comtal en el Clot

Carrer de la Sèquia Comtal  por donde pasaba el Rec Comtal a la altura del antiguo molino © Adrià Valero

Carrer de la Sèquia Comtal por donde pasaba el Rec Comtal a la altura del antiguo molino © Adrià Valero

Este histórico barrio de Sant Martí también era lugar de paso del Rec Comtal. En el carrer de la Sèquia Comtal, que une la Meridiana con el carrer del Clot, se abría paso el canal. Actualmente es posible observar el antiguo cauce por la separación de los edificios. En una pequeña plaza creada sobre el antiguo lecho, un edificio nos ayuda a situar donde estaba uno de los molinos del Clot que después sería unos baños públicos y, en los años 1930, un cine llamado Cinematógrafo Recreo Martinense apodado El Molino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s