Alas de papel

El libro más antiguo de todos es la tierra, donde están escritos los movimientos del tiempo y del viento, el canto de los árboles, los decires de las estrellas y del agua; donde están escritos los caminos de la lluvia y de las semillas, las voces de los pájaros y de los pueblos, las montañas indomables y las tierras cultivadas. Leer la tierra, caminarla, recorrerla y conocerla es la mejor manera de amarla y de aprender a respetarla.

Pier Paolo Giarolo, Libros y nubes

¿Cuántas historias caben en las páginas de un mismo libro? ¿Cuántas manos deben hojearlo para que se pueda definir necesario? Viajar de libro en libro es importante. Aún más para los niños, que empiezan a teñir el mundo con los colores de su imaginación.
Por eso existen las bibliotecas. Por cada pasillo recorrido, un viaje de búsqueda que empieza a partir de las puntas de los dedos. ¿Y allí donde las bibliotecas no existen? ¿O donde los niños ni siquiera pueden acceder a la educación? Sin bibliotecas no tenemos “ni pasado ni futuro”, diría Ray Bradbury. Por eso hay personas que han convertido la importancia de la lectura en una misión: hacer que los niños de las aldeas se encariñen con los libros.

Bibliomotocarro

Antonio La Cava y el bibliomotocarro © ilbibliomotocarro.com

Antonio La Cava, el Bibliomotocarro
Antonio La Cava viaja desde 2003 por las aldeas de la Basilicata a bordo de su Bibliomotocarro, una Ape 50 convertida en una biblioteca itinerante. Cada semana recorre esta región en el sur de Italia para promover el interés por la lectura entre los niños. Ex profesor de primaria, Antonio La Cava ha elegido este medio de transporte para poner ruedas a sus setecientos libros y hacerse “profesor callejero”. Está convencido de que la escuela necesita salir a la calle, reanudar el hilo roto del placer frente a la obligación por la lectura. No cabe duda alguna: el Bibliomotocarro no pasa indiferente. Su llegada anunciada por un pequeño órgano y su techo de tejas rojas transmite a los niños esa familiaridad hacia los libros que, en muchos casos, desconocen en su casa. Antonio La Cava se ha convertido en un importante punto de referencia para todos aquellos niños que cada mes lo esperan. Y, con él, su “Libro blanco” que corre de mano en mano, para que cada niño escriba una historia o continúe la anterior. Un ritual mágico que lo acompaña en cada una de sus paradas.

Luis Humberto Soriano, El biblioburro

Luis Humberto Soriano y el biblioburro © biblioburrosinfronteras.blogspot.com.es

Luis Humberto Soriano, el Biblioburro
Antonio La Cava no es el único en creer en la importancia de proyectos como éste. También el profesor colombiano Luis Humberto Soriano, fascinado por los libros desde pequeño, creó un programa de educación para la lectura. Observando cómo la falta de libros afectaba las tareas de sus alumnos de La Gloria, desde finales de los años 90 recorre las comunidades aisladas de Colombia para salvar a los niños del analfabetismo. A lomo de sus burros Alfa y Beto -cuya combinación de nombres no es nada casual- Luis Humberto Soriano lleva libros a zonas rurales de Colombia cuyos habitantes también vivieron situaciones de violencia. “Son niños que vieron a gente ahorcada, muerta, mutilada”, declara el creador del Biblioburro. “Son niños que vieron a sus papás aterrorizados, que tenían que esconderse en el arroyo. Son niños que de una u otra forma se quedan mudos porque creen que todavía se están escondiendo”. El libro se convierte entonces en una fuente de aprendizaje y diversión a través de la imaginación. Porque, como escribió Frank Kafka, “un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros”.

Leer para reflexionar. Que lo que leamos no se quede sin digerir. Hace falta seminar las palabras ajenas y esperar a que den sus frutos. Luego atracarse de palabras, sin medias tintas ni remordimientos. Anhelar el conocimiento, porque sólo así podremos encontrar nuestra propia voz. Y ser libres, sí, volar con la imaginación.

Para más información:
La cita inicial es extraída de Libros y nubes de Pier Paolo Giarolo, un documental que trata de la importancia de las bibliotecas rurales de Perú. Forma parte del catálogo de largo, medio y cortometrajes presentado este año en el Festival Picurt 2014 o Muestra de Cine de Montaña de los Pirineos, en el que participaremos.
Para los que estéis interesados, este documental se proyectará el miércoles 25 de junio a las 22h en el Cine Guiu (Sala 1) en Seu d’Urgell.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s